octubre 2012

“CarGo” se adueña del leftfield

 

Carlos González logró el segundo Guante de Oro de su carrera, esta vez como jardinero izquierdo de la Liga Nacional

 

¿UZR? ¿Con qué se come eso? Carlos González dio una muestra de que tanto los mánager como coachs evalúan el talento defensivo de un jugador sin darle mucha importancia a la novedosa estadística.

“CarGo” echó por tierra todas las estadísticas sabermétricas que colocaban a otros nombres por encima de él entre los mejores jardineros izquierdos de la Liga Nacional. El zuliano logró el segundo Guante de Oro de su carrera, esta vez como el mejor leftfielder del viejo circuito.

“Este año no fue mi mejor temporada defensivamente, pero sabía que por la cantidad de juegos que tuve en la posición podía optar al premio, pues hay nuevas reglas para ser elegido”, respondió González vía telefónica desde su hogar en Orlando.

En el año en que un venezolano ganó la Triple Corona de bateo de la Liga Americana, y que otros criollos lograron ser elegidos como Jugador Más Valioso de una Serie de Campeonato y de la Serie Mundial, no podría faltar un vinotinto entre los mejores defensores de las Mayores.

“Ganar un Guante de Oro es realmente un orgullo. Lo tomo como una recompensa a lo que pasó en 2011, pues creo que tuve una gran defensa pero jugué en todas las posiciones y no pude optar al galardón”, agregó el patrullero de los Rockies de Colorado, quien es el primer jardinero criollo en recibir el guante dorado en más de una oportunidad.

El que sabe, sabe

Según cifras de FanGraphs, González estaba por debajo de los rendimientos de sus contrincantes Martín Prado y Ryan Braun, sin embargo, la mayoría de los estrategas que eligen la distinción premiaron la capacidad defensiva del bigleaguer marabino.

“Me alegra mucho saber que tus rivales valoran el trabajo que haces. En el béisbol no está todo reflejado en las estadísticas. Es grandioso saber que este premio es una decisión de los mánager y coachs, por lo que me da mayor satisfacción saber que soy bien visto por mis rivales”.

González corona con esta distinción una campaña en la que también logró su tercer año con 20 o más jonrones y 20 o más bases robadas. “Uno día a día juega una temporada muy larga, por lo que ellos (los mánager) son los que tienen una clara idea de lo que pasa en el terreno, hay muchos factores que hay que tomar en cuenta en el juego, creo que me estoy ganando una jerarquía en el terreno y eso lo toman mucho en cuenta muchos estrategas”.

 

FALTA UN PREMIO

González no dejó escapar la oportunidad para señalar que ahora Venezuela debe esperar por tener también un Jugador Más Valioso en las Grandes Ligas.

“No me cabe en la cabeza saber que hay gente que puede pensar que Cabrera no es un MVP. Es increíble que lo pongan en duda. Lo que hizo Miguel es sobrenatural, por lo que estoy seguro que este año Venezuela tendrá esa alegría”.

“Es difícil enumerar tantas cosas extraordinarias conseguidas por los muchachos (venezolanos) este año. Si los nombramos a todos hacemos un Drean Team. Increíble, es la única palabra con que se puede describir”.

 

 

CIFRAS DORADAS

 

6

venezolanos han ganado en más una oportunidad el Guante de Oro: Luis Aparicio, Omar Vizquel, David Concepción, Jesús Marcano Trillo, Andrés Galarraga y ahora Carlos González

 

3

guantes dorados acumulan de manera consecutiva los jardineros zulianos Gerardo Parra (2011) y “CarGo” (2010-2011)

 

Wilmer Reina

Publicado en el Diario La Verdad, el 31 de octubre de 2012.

 

Hegemonía venezolana

 

El talento de los bigleaguers venezolanos fue clave en el campeonato obtenido por los Gigantes. Lo que culminó con una barrida ante los Tigres de Detroit en la Serie Mundial, podría ser el resultado de una cadena de éxitos en las que los criollos cumplieron un rol protagonista.

 

Cuando Marco Scutaro y José Mijares se unieron en julio a los Gigantes de San Francisco, Pablo Sandoval bautizó como los “Mafiosos” al grupo seis venezolanos que ahora son los campeones de la Serie Mundial.

Sandoval, quien con su característica personalidad, comanda el ímpetu y el entusiasmo generado por sus compatriotas en el clubhouse de los Gigantes de San Francisco, es hoy el fiel reflejo del valor que tuvo el desempeño de los criollos en el título obtenido por los colosos de la bahía.

Lo que culminó con una barrida ante los Tigres de Detroit en la Serie Mundial, podría ser el resultado de una cadena de éxitos en las que los venezolanos cumplieron un rol protagonista.

Vamos a enumerarlas. La primera gran emoción para la afición de los Gigantes esta campaña, ocurrió el pasado 13 de junio, cuando Matt Cain logró un juego perfecto ante los Astros de Houston, siendo Grégor Blanco el principal actor de reparto en la joya de pitcheo, al salvar con una memorable atrapada aquella notable labor del abridor de San Francisco.

“Estoy feliz de ser capaz de lograr eso, somos campeones, esto no es algo que te regalan, viene del trabajo duro de todos los días y de la gran labor que hacemos todo como equipo”, señaló Blanco, quien tendrá su guante como una de las joyas del Salón de la Fama de Cooperstown.

Con su defensa y velocidad Blanco fue uno de los héroes en la temporada regular y del Clásico de Otoño.

En el momento justo

El 28 de julio Scutaro se incorporó a los Gigantes provenientes desde los Rockies, desde ese momento el camarero criollo se convirtió en el revulsivo que empujó a los de la bahía a ganar la División Oeste de la Liga Nacional.

Desde su llegada Scutaro bateó .362 con 44 remolcadas en 61 juegos de temporada regular. El intermedista certificó su valor llevándose el Premio al Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato, remontando una desventaja de 1-3 ante los Cardenales de San Luis.

“Si alguien me hubiera dicho a finales de junio que iba a estar en la Serie Mundial, o que iba a ser un campeón del mundo, yo le hubiese abofeteado en la cara. Creo que Dios tenía un plan para mí, y ganar esto es una gran bendición”, señaló Scutaro, quien definió el campeonato de su equipo al remolcar la carrera de la diferencia en el cuarto juego ante Detroit.

“Él (Scutaro) habló con todos, él nos dijo cómo hacer las cosas, cómo trabajar”, indicó Grégor. “Sobre el campo fue un líder, en situaciones importantes él siempre tuvo la gran hit. Creo que es uno de los jugadores más completos que tenemos”.

“Estoy feliz de tener tantos venezolanos como compañeros, Marco es un gran bateador y Grégor es un Guante de Oro. Estoy feliz de ser parte de ese grupo, de la gran química que hemos formado, eso nos llevó al éxito”, agregó Sandoval, quien guardó lo mejor de su desempeño.

La hora del “Panda”

Sandoval se apoderó de la Serie Mundial con más venezolanos en la historia (9), él antesalista condujo al título a los Gigantes a fuerza de tabla, méritos que le valieron ser el primer criollo que gana el MVP en un clásico otoñal.

“Yo estaba listo para este momento. Estaba esperando por la oportunidad de estar en los playoffs otra vez, así que saqué todo lo mejor de mí y para ayudar al gran trabajo que hicimos todos juntos”, manifestó Sandoval, quien con sus tres cuadrangulares en el primer juego ante Detroit, lideró la producción de su equipo en la postemporada, fase donde ligó .364 y remolcó 13 anotaciones, ambas la mayor cantidad para un jugador de los Gigantes en estos playoffs.

“He aprendido de mis errores y ahora puedo ver todos los resultados. Cuando maduras puedes poner todas las piezas juntas y hacer mejor las cosas”.

Cronología de éxitos

13/06/2012: Grégor Blanco salva con una espectacular atrapada el juego perfecto de Matt Cain.

22/10/2012: Marco Scutaro gana el Premio al Jugador Más Valioso de la Serie de campeonato de la Liga Nacional.

24/10/2012: Pablo Sandoval conecta tres jonrones en el primer juego de la Serie Mundial.

25/10/2012: Grégor realiza u toque de bola acertado para conducir a los Gigantes a colocar la serie ante los Tigres 3-0

28/10/2012: Marco Scutaro conecta el hit que empuja la carrera con que los Gigantes ganan la Serie Mundial.

28/10/2012: Pablo Sandoval es el primer venezolano que gana el MVP del Clásico de otoño.

 

Wilmer Reina

Publicado en el Diario La Verdad, el 30 de octubre de 2012.

Motores venezolanos se entonan en Detroit

 

Miguel Cabrera, Omar Infante, Avisail García y Aníbal Sánchez expresan sus expectativas antes de defender en uniforme de los Tigres en la Serie Mundial

 

Uno de los grandes recuerdos que posee la afición de los Tigres de Detroit en postemporada se produjo el 14 de octubre de 2006, cuando Magglio Ordóñez conectó un jonrón en el Comerica Park para definir el pase del equipo a su última Serie Mundial.

Seis años después, curiosamente en el año del retiro de Ordóñez, cuatro de sus compatriotas están a las puertas de regalarles a los Tigres algo que les es esquivo desde 1984: un campeonato de las Grandes Ligas.

“Desde ese batazo de Magglio creo que el momento más extraordinario es ver a Miguel (Cabrera) ganar una triple corona de bateo, pero él está claro en que quiere darnos una Serie Mundial”, expresó a La Verdad durante el final de la temporada regular Dave Dombrowski, gerente general de los Tigres.

Cabrera, junto a sus compatriotas Avisaíl García, Omar Infante y Aníbal Sánchez, está a tan solo cuatro victorias de lograr el principal objetivo de cada divisa. “Es algo sensacional”, respondió Cabrera a La Verdad por medio del departamento de prensa de los Tigres. “Pienso que llegar a la Serie Mundial es por lo que uno trabaja todo el año. Siempre esa es la meta, tratar de correr con suerte y tratar de llegar hasta donde estamos nosotros”.

“Me siento orgulloso de todo el trabajo que hemos hecho en conjunto, esto no lo logró solo Miguel Cabrera”.

Tropa criolla

Más allá de conseguir un logro histórico esta campaña, Cabrera le da un valor extra al haber llegado a estas instancias junto a Aníbal, Avisaíl y Omar.

“¡Es buenísimo! Yo pienso que es un logro no solamente de nosotros, sino de toda Venezuela. Hay muchos peloteros venezolanos aquí y pienso que todos hicimos un buen trabajo para llevar el equipo a donde está”.

A sus 21 años, García se siente respaldado por la experiencia que le brindan sus compatriotas dentro del clubhouse felino. “Siempre estamos juntos y siempre estamos hablando de las cosas buenas y las cosas malas. Gracias a Dios los tengo a ellos como mis guías; me siento muy contento y agradecido con ellos por todos sus consejos”, aseguró quien fue bautizado como “Mini Miggy”.

El gran reto

El toletero de los Tigres, quien posee hasta ahora una cadena de 20 juegos embasándose en postemporada (récord para la franquicia), tiene claro que lo más complicado está por venir.

“Una Serie Mundial siempre es exigente, pero es una gran motivación”, añade Cabrera, quien suma hasta ahora 15 empujadas en playoff con el uniforme de los Tigres, la segunda marca más alta en la historia de la divisa. “Creo que donde estamos ahora muchos quisieran estar. Tenemos que salir a hacer nuestro juego, tratar de seguir con nuestro buen béisbol y no tratar de forzar las cosas”.

El antesalista no ocultó que disfruta más este título de Liga Americana cuando fue parte importante del éxito colectivo. “Todo el trabajo que hice durante la temporada está dando frutos ahora, pero hay que seguir trabajando fuerte y seguir cosechando triunfos”.

Con experiencia

La última vez que Detroit llegó al Clásico de Otoño también contó con cuatro venezolanos en el roster; en esa ocasión Ordóñez e Infante jugaron junto a Carlos Guillén y Wilfredo Ledezma.

Infante recuerda perfectamente ese equipo y aclara que en 2012 hay muchas diferencias. “Las dos series son especiales. Creo que para todos los peloteros es un orgullo llegar aquí. En 2006 estaba aquí igualito con los muchachos. (Ramón) Santiago es el que más recuerdo de ese año. Las dos son muy especiales, ya que no es muy fácil llegar a una Serie Mundial”.

¿Diferencias? “Hay una energía aquí, más que todo entre todos los latinos. Hay muchos latinos, dominicanos y venezolanos. De verdad que el poder que le inyectan Prince (Fielder) y Miguel al equipo es muy buena. Todos los compañeros aquí estamos muy contentos del gran equipo que tenemos. Estamos preparados para ganar”.

¿Novato quién?

En su año de estreno Avisaíl García se supo ganar la confianza del mánager Jim Leyland para asumir ciertas responsabilidades durante la postemporada, en las que el prospecto felino ha respondido con tres imparables claves en turnos como emergente.

“Siempre pienso en positivo y confiando mucho en Dios, trabajando duro todos los días para hacer las cosas bien y aprovechar esa confianza que el mánager me está dando, siempre enfocado en el juego”.

García también se apoya en Cabrera para asimilar el entorno en que se encuentra ahora. “Él me dice siempre que esté tranquilo y que no trate de hacer más de lo que yo hago, que disfrute el juego pase lo que pase y que trabaje duro todos los días”.

 

Wilmer Reina

Publicado en el Diario La Verdad, el 23 de octubre de 2012.

Una “Gigante” bandera criolla en la Serie Mundial

 

San Francisco se deshizo de San Luis para acompañar a Detroit en un “Clásico de Otoño” histórico para el béisbol venezolano. El “MVP” de la serie, Marco Scutaro, junto a Pablo Sandoval, Grégor Blanco, Héctor Sánchez y José Mijares se verán las caras ante sus cuatro paisanos de los Tigres. Serán nueve los venezolanos que se enfrenten en las Serie Mundial

 

En los pasillos del AT&T Park de San Francisco se podrá mañana percibir literalmente un aroma a arepa, pabellón criollo y cachapas, luego de que los Gigantes lograran obtener de manera categórica su pase a la Serie Mundial, al vencer en el séptimo juego (8-0) al campeón defensor Cardenales de San Luis y aumentar a nueve la cantidad de jugadores venezolanos presentes en la contienda por el título de las Grandes Ligas.

La tórrida ofensiva de los criollos Marco Scutaro y Pablo Sandoval comandó la remontada de los colosos, que pudo levantar un déficit de 3-1 para acreditarse el banderín de la Liga Nacional y acceder a la serie por el anillo de campeón por segunda vez en las últimas tres campañas.

Junto a Sandoval y Scutaro, sus compatriotas Grégor Blanco, Héctor Sánchez y José Mijares se verán las caras ante los Tigres de Detroit y sus paisanos Miguel Cabrera, Aníbal Sánchez, Avisaíl García y Omar Infante. La cifra de vinotintos marca un episodio histórico e inédito en la historia del béisbol venezolano en la Gran Carpa, dejando atrás a los cuatro representantes criollos en las ediciones de 2003 y 2006.

El extraordinario rendimiento de Scutaro le valió el Premio al Jugador Más valioso de la serie, convirtiéndose en el tercer venezolano con ese galardón. Jesús Marcano Trillo con los Filis en 1980 y Eduardo Pérez con los Bravos en 1999, fueron los primeros.

“Le doy gracias a Dios por vivir esta inolvidable experiencia, también a mis compañeros de equipo, sin ellos no estaríamos aquí. Siempre tuvimos la determinación de llegar hasta aquí, ahora vamos por algo más”, señaló Scutaro mientas alzaba su trofeo de “MVP”, bajo un torrencial aguacero. “Nunca jamás la lluvia se había sentido tan bien, esto es increíble”, agregó el intermedista, quien curiosamente realizó el último out.

Máquina de hits

Scutaro fue el catalizador de la ofensiva de los colosos, al batear en la Serie de Campeonato .500. Sus 14 imparables son la mayor cantidad para un jugador de San Francisco en esta fase.

El camarero de los Gigantes, se convirtió en el primer pelotero en la historia con seis juegos de dos o más hits en una serie por el título del circuito. “No sé cómo explicar lo hecho para nosotros. Él (Scutaro) es un buen jugador, inteligente y produce en el clutch”, indicó Bruce Bochy, mánager de los Gigantes.

“Cuando tú necesitas un hit, él es el tipo de bateador que te gustaría tener ahí (en el plato). Ha bateado bien desde que lo tengo en el lineup y lo ha hecho de manera consistente”.

El nativo de San Felipe no ocultó la emoción de estar por primera vez en la gran batalla otoñal. “Significa mucho para mí. Ser parte de este equipo y vivir esta experiencia es algo es increíble. Tengo varios años en Grandes Ligas y nunca he tenido la oportunidad de estar en el playoff o jugar una Serie Mundial. Y ahora voy darem ese regalo”.

Aporte letal

Junto a Scutaro, el “Kun Fu Panda” también se creció con el madero cuando el equipo más lo necesitaba.

En postemporada, Sandoval lidera a los Gigantes en jonrones (3) y carreras empujadas (10).

“Contamos con él (Sandoval) para que pueda empujar las carreras, y está haciendo un gran trabajo en eso. Él es un buen bateador. Cuando está haciendo buen swing, es divertido verlo”, agregó el estratega de los colosos.

 

Wilmer Reina

Publicado en el Diario La Verdad, el 23 de octubre de 2012.

Salvador Pérez: “Soy un enfermo del trabajo”

 

El receptor venezolano está encaminado a ser una referencia en su posición dentro de las Grandes Ligas. Pérez lideró a los receptores de la Gran Carpa en corredores sorprendidos, con cinco. Retiró al 42 por ciento de los que intentaron robarle base.

Kansas City. Cuando los Reales de Kansas City aseguraron al principio de año a Salvador Pérez con un contrato de cinco campañas sabían perfectamente que el receptor venezolano respondería a las expectativas que viene generando en su naciente carrera en las Grandes Ligas.

Perder los dos primeros meses y medio de la temporada, tras sufrir una rotura de meniscos en la rodilla izquierda durante el campo de entrenamiento, no le impidió a Pérez que en los 76 encuentros que disputó en la campaña demostrara que su actitud y talento lo tienen encaminado a ser en corto plazo una referencia en la receptoría.

“Soy un enfermo del trabajo, todos los días me esfuerzo al máximo. Después de la lesión pasé momentos muy difíciles, pero me dije: ‘La pelota no se acaba aquí’. No bajé los brazos, seguí entrenando en una silla, haciendo swing, recibiendo pelotas, lanzando; nunca dejé de trabajar duro”, indicó Pérez a La Verdad en el Kauffman Stadium.

Pérez terminó el año bateando .301, con 11 cuadrangulares y 39 remolcadas, dando muestras de una mejoría en su producción ofensiva, siendo un bateador más selectivo y con buena capacidad e hacer contacto.

“Mejoré un poco con el madero, pero creo que debo ser más paciente en el home, dejar pasar más lanzamientos pegados cuando tengo cuenta de dos strikes y batear más del centro hacia el jardín derecho. Sigo junto al coach de bateo ajustando cada detalle de mi ofensiva; siempre hay cosas que mejorar en este negocio”.

Un policía

Dada la capacidad defensiva de Pérez, se está ganando la reputación de ser uno de los más sólidos detrás del plato.

El carabobeño retiró a 42 por ciento (43-18) de los corredores que intentaron robarle una base, con lo que es el mejor de la Liga Americana desde que retomó su puesto en el roster, el 22 de junio.

“Él es uno de los mejores receptores defensivos de la actualidad y está encaminado a ser el mejor. Su brazo, inteligencia y capacidad atlética lo hacen un cácher muy, muy sólido en cada aspecto del juego”, señaló a La Verdad Ned Yost, mánager de Kansas City.

“Gran parte de mi desarrollo defensivo se lo debo a Chino Cadahia, nuestro coach de banco; capto cada consejo que recibo de él. El tiro a las bases es uno de los aspectos que más me esfuerzo en perfeccionar”.

Uno de los aspectos que más destaca de Pérez es la potencia y puntería que tiene su brazo junto a una habilidad única para soltar la bola de manera rápida, lo que le permitió sorprender a cinco corredores, líder en todas las Mayores.

“Son muchas cosas de las que hay que estar pendiente cuando estás detrás del plato; tu posición cuando hay corredores en base, tener un buen ángulo de visión sobre ellos, ver cómo abren, cómo hacer el shuffle (movimiento del corredor para salir al robo); son cosas que hay que trabajar siempre, ver muchos videos, estudiar a los corredores; quiero aprovechar cada descuido de ellos”.

 

Wilmer Reina

Publicado en el Diario La Verdad, el 08 de octubre de 2012.

La inteligencia fue el arma de Cabrera

 

Lloyd McClendon, coach de bateo de los Tigres de Detroit, analiza para La Verdad la capacidad que tiene Miguel Cabrera para reconocer a sus oponentes. Los números que puso este año Miguel Cabrera son comparados con los logros de Lou Gehrig y Babe Ruth en sus mejores campañas.

 

Kansas City. Miguel Cabrera terminó la temporada regular con una soberana demostración de por qué es considerado uno de los mejores bateadores en el béisbol.

El toletero venezolano de los Tigres de Detroit no se conformó con ganar la Triple Corona de bateo, una hazaña sin precedentes en los últimos 45 años en las Grandes Ligas, sino que también colocó su producción ofensiva entre las mejores que se hayan visto en las Mayores.

Líder de la Liga Americana con 44 jonrones, carreras impulsadas (139) y un promedio de bateo de .331, además de 205 hits y 40 dobletes, Cabrera emula campañas que hasta ahora solo Babe Ruth y Lou Gehrig habían cosechado registros similares.

En medio de su felicidad por lo conseguido a Cabrera se le hace difícil explicar cómo se llega a los 162 juegos con una consistencia ofensiva superlativa, sin embargo, Lloyd McClendon, coach de bateo de los Tigres, cree entender por qué el toletero criollo es una arma ofensiva letal.

“Todo se lo debe a su inteligencia”, explica McClendon a La Verdad luego de observar una práctica de bateo de sus dirigidos. “Él es diferente, sabe reconocer en qué está fallando y qué debe de hacer para corregirlo”.

Para McClendon, la clave del éxito ofensivo de Cabrera es su enfoque en el home. “Él es uno de los mejores bateadores de este juego, la manera como él se mentaliza en el plato hace que sea muy difícil pasarlo con un mal picheo, pues él sabe reaccionar en todo momento”.

El instructor felino describe al maracayero como un bateador agresivo y con una amplia zona de strike, pero no hasta el punto de hacerle swing a lanzamientos malos.

Progreso constante

Cabrera aseguró que en agosto tuvo que cambiar constantemente su manera de batear en cada turno, una lesión en el tobillo derecho le afectaba su normal postura en el plato, sobre todo en el momento del impulso de su swing.

Más allá de estas molestias, “Miguelito” se ajustó de manera casi perfecta. Progresó en su carrera hacia la postemporada con un rendimiento notable, bateando .348 con 19 jonrones y carreras impulsadas 54 entre agosto y septiembre, llevando a los Tigres al título de la División Central del joven circuito.

“En el inicio de la temporada estuvo haciendo cosas diferentes, pero en los últimos dos meses bateó lanzamientos que a la mayoría de los seres humanos afectan”, asegura McClendon.

¿Era del picheo?

No es casualidad una espera de 45 años en la Gran Carpa para ver de nuevo a un bateador triple coronado. John Lowe, escritor del Free Press y miembro del Salón de la Fama, explica que la constante evolución del picheo sería la causa principal.

“Cabrera está haciendo cosas que los grandes bateadores de la historia de este juego hacían sin tener enfrente la calidad de lanzadores que hay ahora, sobre todo porque existen pícheres especialistas para cada tipo de bateador o entrada. Esto es lo que más me asombra de este muchacho”.

Este año en la Liga Americana se lanzaron cuatro juegos sin hits ni carreras y colectivamente el circuito dejó una efectividad de 4.08, igualando la cifra más baja en las últimas 10 temporadas.

“Los bateadores de hoy tienen que enfrentarse a un flujo constante de lanzadores cuyos picheos se acercan a las 100 millas por hora. Ahora hay relevo medio, corto y cerradores. Eso no se veía en la época de Ted Williams, Mickey Mantle, Lou Gehrig, Ty Cobb, por nombrarte algunos. Por esto veo a Cabrera como un bateador especial, uno que no volveremos a ver a lo mejor en mucho tiempo, a no ser que pueda repetir lo que hizo este año”.

“Estoy claro en que cuento con un gran jugador, una verdadera estrella”, comenta, Dave Dombrowski, gerente general de los Tigres. “Nunca pensé que tendría en mi equipo a un ganador de la triple corona, o un futuro miembro del Salón de la Fama. Pero ahora, él (Cabrera) es quizás el bateador más temido en este juego”.

 

Wilmer Reina

Publicado en el Diario La Verdad, el 05 de octubre de 2012.

“M”iguel “V”ale “P”or 3

 

El toletero venezolano se consagra con la primera Triple Corona en las Grandes Ligas en los últimos 45 años. El slugger consagra una de las temporadas ofensivas más espectaculares en las historia de las Mayores. Ahora espera por la designación como Jugador Más Valioso.

 

Kansas City. El en jardín central del Kuaffman Stadium sobresale la corona más grandes de las Grandes Ligas, sin embargo, a Miguel Cabrera literalmente le quedó pequeña. El venezolano logró en este parque ser el primer bigleaguer en los últimos 45 años en ganar la Triple Corona de bateo.

Desde que Carl Yastrzemski logró esta hazaña con los Medias Rojas de Boston en 1967, por las Mayores han pasado ocho mil 424 peloteros por el home (cifras de Baseball Reference) y solo el slugger de los Tigres de Detroit consiguió terminar la campaña liderando la Liga Americana en promedio de bateo (.330), jonrones (44) y carreras empujadas  (139), hito que le servirá al criollo en sus aspiraciones de coronar una campaña extraordinaria con el premio al Jugados Más Valioso.

“Todavía no caigo en cuenta con lo que hice, sé que es algo grandioso y le doy gracias a Dios por dejarme jugar pelota”, respondió Cabrera a La Verdad luego de hacer historia para el béisbol venezolano.

“Espero que Venezuela disfrute esto, trabajé mucho para lograrlo y dejar en alto a mi familia y mi país. Realmente no puedo describir lo que siento tantas personas muy importantes del béisbol me llamaron para felicitarme, estoy viviendo un sueño”.

Momento de gloría

Transcurría la parte baja de la cuarta entrada cuando Jim Leyland, mánager de los Tigres de Detroit le ordenó a Ramón Santiago reemplazar a Miguel Cabrera en la tercera base. “Le dije: vamos ‘Caballo’ vete de aquí, ya lo lograste”.

En ese momento, incrédulo y con la emoción reflejada en su rostro, Cabrera comenzó a recibir una sonora ovación por los 30 mil 300 aficionados presentes en el Kauffman Stadium de Kansas City, todos sabían que la espera de 45 años por ver en las Grandes Ligas un jugador logrando la Triple Corona de bateo, había terminado.

Cabrera entró al dugout de los Tigres recibiendo la felicitación de su mánager y coach de bateo, seguidamente Justin Verlander, quien encabezó la idea del cambio en medio del episodio, le dijo: “Acabas de hacer historia”.

El toletero venezolano, seguía con la mirada perdida, no podía asimilar que la temporada regular concluyó con su nombre liderando los principales departamentos ofensivos.

“Todavía no he asimilado nada, estoy en shock”, aseguró Cabrera rodeado de decenas de periodistas que esperaban saber qué sentía el maracayero, al saber que él fue el primer pelotero desde 1967 en emular lo hecho por Yastrzemski. “Es algo impresionante, algo que jamás pensé que iba a lograr en mi carrera”.

“Tanto yo como mi familia estábamos a la expectativa de lo que hoy iba a pasar, es algo grandioso y estoy disfrutándolo cada segundo”, dijo “Miggy” a La Verdad.

Anoten al criollo

“Miguelito” se convirtió en el décimo quinto jugador en ganar la Triple Corona, uniéndose a una lista de élite que incluye a Mickey Mantle, Ted Williams y Lou Gehrig. “Jamas pensé que mi nombre estaría al lado de esos inmortales, es algo impresionante, saber que cuando a ellos los nombres también a mí me coloquen en ese grupo”.

“Este no es solo un momento especial para mí, sino para todos nosotros los venezolanos, no solo es un logro personal sino también un logro para el país y nuestro béisbol. De aquí en adelante sigue ahora el compromiso de trabajar más fuerte y demostrar que esto no fue obra de la casualidad”.

Cabrera siente en su entorno que logró algo sin precedentes para su organización y su país. “Todos tenían razón cuando me decían que estaba por conseguir algo increíble. Disfruto ver a todos ustedes contentos y ser parte de algo grande”.

“Para ganar algo como esto también necesitas suerte, le doy gracias a Dios por darme la oportunidad de mantenerme sano y poder ser parte de este deporte”.

Misión cumplida

El toletero de los Tigres no se conformó con certificar su reputación ofensiva, también dio una soberana demostración de consistencia al revalidar el título de bateo conseguido en la pasada campaña, siendo el primer latinoamericano desde Rod Carew (1977, 1978) en ganar consecutivamente el liderato en promedio de bateo.

“Nunca he dejado de soñar en lograr cosas grandes, uno nunca debe dejar de hacer las cosas, solo hay que luchar por alcanzarlas y eso es lo que trato de hacer siempre, hacer realidad mis sueños basado en el trabajo y el sacrificio”.

Cabrera enfatizó en que parte del éxito se lo debe a los cambios constantes que hizo en su manera de batear. “Es difícil enumerar todos los ajustes que uno hace a lo largo del año, pero siempre hay cosas que puedes hacer día tras día para elevar tu juego a otro nivel, de eso se trata esto. Dios me dio la inteligencia y la sabiduría para pararme en el home plate y tratar de descifrar a los lanzadores, pero uno no es perfecto, siempre van a encontrar la manera de sacarte del paso, tu tarea es saber cómo contrarrestar eso. Todo, absolutamente todo, es difícil al momento de evaluar qué hay que hacer para ganar una triple Corona”.

 

GRACIAS VIZQUEL

Miguel Cabrera aprovechó el momento para felicitar y agradecerle su hazaña a Omar Vizquel, quien curiosamente termina de escribir su historia el día en el que el antesalista felino labra con letras doradas un capitulo en la suya.

“Será difícil poder repetir un día tan memorable como este, no por lo que hice, sino porque se despide una gloria de nuestro béisbol, Omar será el segundo Salón de la Fama venezolano y él sabe que tiene todo mi apoyo. Gracias a tipos como él yo estoy aquí en Grandes Ligas. Le abrió la puertas a muchos, su talento hizo que muchas organizaciones se dieran cuenta que en Venezuela se juega muy bien a la pelota”.

 

¿MVP?

Cuando le preguntaron a Cabrera por su rival en la lucha por el premio al Jugador Más Valioso, el maracayero fue tajante.

“Yo lo único que pude controlar fue mi bate para conseguir estos números y ayudar a mi equipo a clasificar, de ahí adelante no puedo controlar lo que ustedes piensen. Es difícil cambiar la manera de pensar de las personas, yo no sé hacer eso, lo que sé hacer es pararme ahí y dar mis hits”.

 

Wilmer Reina

Publicado en el Diario La Verdad, el 04 de octubre de 2012.

Miguel Cabrera: “Crean en mi”

 

El toletero venezolano está a las puertas de ser el quinto jugador en la historia de las Grandes Ligas en ganar una Triple Corona con 40 o más jonrones, 120 o más empujadas y .330 o más en promedio de bateo.

 

Kansas City. En los últimos 45 años ningún pelotero ha logrado lo que hoy Miguel Cabrera puede conseguir en el Kauffman Stadium, rodeado del numeroso grupo de medios que abarrotaron el clubhouse de los Tigres de Detroit, al criollo le dan una señal del histórico hito que está por escribir en su ya destacada carrera, por lo que la noche previa al juego 162 de la temporada 2012 no es una más en la vida del toletero venezolano.

“Será difícil conseguir el sueño, pero debo descansar y ver mañana (hoy) lo que se puede hacer”, responde Cabrera en entrevista con  La Verdad con un semblante de confianza ante el extraordinario reto que le toca definir hoy.

“Crean en mi”, indica mientras sonríe.

Cabrera ha tratado de esquivar la responsabilidad de mantenerse hasta ahora como líder de la Liga Americana en promedio de bateo (.331), jonrones (44) y carreras empujadas (139), algo que no sucede en las Grandes Ligas desde 1967, cuando Carl Yastrzemski lo hizo con los Medias Rojas de Boston.

“Lo más difícil de esto no es hacerlo, sino dejar de pensar en eso. Trato de concentrarme en lo mío, pero mira como está el clubhouse”, comenta Cabrera en relación al grupo de cronistas que esperan frente a su locker para entrevistarlo también. “Sé que la Triple Corona no es algo que se puede tapar así como así, pero la lucha por clasificar me ayudó a centrarme más en otra cosa”.

“Es complicado no pensar en lo que puedo lograr mañana (hoy), cada vez que bateo siempre ponen los números en la pizarra del estadio, y aquí todas son inmensas”.

¿Y de los rivales? “De los números de (Mike) Trout, (Joe) Mauer y (Josh) Hamilton que se ocupen los demás, yo ya tengo mucho trabajo para mantener los míos”.

A un paso

La primera interrogante que recibió Jim Leyland, tras el juego de anoche cuando sacó a “Miguelito” luego de ligar de 3-2, es si el criollo será parte de la alineación de los Tigres en el último juego de la temporada regular. “No lo sé”, aseguró el estratega. “Realmente todavía no lo sé. Quiero dejar claro que no lo estoy protegiendo para que él pueda tener más oportunidades de ganar la Triple Corona. Yo también quiero ver como lo logra, eso es algo que no sé si lo volveré a ver en mi vida”.

El antesalista de los Tigres está claro en lo que quiere. “¿Por qué no debería jugar? Seguro que quiero jugar, quiero conseguir mis hits si sale un buen batazo, bienvenido sea”.

Jugador franquicia

No hay nadie dentro de la organización que no exalte la labor que hasta ahora el slugger criollo está labrando con su madero.

“Miguel es uno de esos jugadores que se dan una vez en la vida. Está a punto de regalarnos algo de lo que jamas nos vamos a olvidar”, expresó David Dombrowski, gerente general de los Tigres.

“Lo que está a punto de hacer ‘Miggy’ es lo más grande que he visto de un bateador”, relata Al Ávila, asistente del gerente general de la franquicia felina. “Se puede comparar con los históricos jugadores de esta organización Ty Cobb, Charlie Gehringer, Hank Greenberg y Al Kaline. Lo mejor es que todavía le queda mucho por dar”.

“Estoy orgulloso de lo que estoy por completar y de lo que he hecho hasta ahora, si no se dá, le daré también gracias a Dios por todo”, agrega Cabrera, quien está consciente de lo que se vive en Venezuela en los últimos días.

“Sé que es una locura, pero mi familia trata de alejarme de todo este entorno, de no comentarme nada de lo que está pasando allá (Venezuela), ellos saben que yo de lo único que estoy pendiente es de lo que tengo que hacer en el terreno”.

Paisanos confiados

“Yo creo que ya la logró con lo que hizo hoy (ayer). Lo que labró Miguel es lo más extraordinario que he visto de cualquier jugador. Cómo no sentirse orgullosos y más sabiendo que es un paisano. Cada hit que da es una locura en el dugout”, reconoció tras el partido el camarero venezolano Omar Infante, de los Tigres de Detroit.

Otro compatriota que se refirió a la gesta de Cabrera fue Avisail García, jardinero del equipo felino. “Miguel nació para esto, para dejar historia en el juego. Ya lo está cumpliendo. Yo sé que él va a ganar la Triple Corona, lo que es del cura va para la iglesia”.

 

Wilmer Reina

Publicado en el Diario La Verdad, el 03 de octubre de 2012.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.389 seguidores