La inteligencia fue el arma de Cabrera

 

Lloyd McClendon, coach de bateo de los Tigres de Detroit, analiza para La Verdad la capacidad que tiene Miguel Cabrera para reconocer a sus oponentes. Los números que puso este año Miguel Cabrera son comparados con los logros de Lou Gehrig y Babe Ruth en sus mejores campañas.

 

Kansas City. Miguel Cabrera terminó la temporada regular con una soberana demostración de por qué es considerado uno de los mejores bateadores en el béisbol.

El toletero venezolano de los Tigres de Detroit no se conformó con ganar la Triple Corona de bateo, una hazaña sin precedentes en los últimos 45 años en las Grandes Ligas, sino que también colocó su producción ofensiva entre las mejores que se hayan visto en las Mayores.

Líder de la Liga Americana con 44 jonrones, carreras impulsadas (139) y un promedio de bateo de .331, además de 205 hits y 40 dobletes, Cabrera emula campañas que hasta ahora solo Babe Ruth y Lou Gehrig habían cosechado registros similares.

En medio de su felicidad por lo conseguido a Cabrera se le hace difícil explicar cómo se llega a los 162 juegos con una consistencia ofensiva superlativa, sin embargo, Lloyd McClendon, coach de bateo de los Tigres, cree entender por qué el toletero criollo es una arma ofensiva letal.

“Todo se lo debe a su inteligencia”, explica McClendon a La Verdad luego de observar una práctica de bateo de sus dirigidos. “Él es diferente, sabe reconocer en qué está fallando y qué debe de hacer para corregirlo”.

Para McClendon, la clave del éxito ofensivo de Cabrera es su enfoque en el home. “Él es uno de los mejores bateadores de este juego, la manera como él se mentaliza en el plato hace que sea muy difícil pasarlo con un mal picheo, pues él sabe reaccionar en todo momento”.

El instructor felino describe al maracayero como un bateador agresivo y con una amplia zona de strike, pero no hasta el punto de hacerle swing a lanzamientos malos.

Progreso constante

Cabrera aseguró que en agosto tuvo que cambiar constantemente su manera de batear en cada turno, una lesión en el tobillo derecho le afectaba su normal postura en el plato, sobre todo en el momento del impulso de su swing.

Más allá de estas molestias, “Miguelito” se ajustó de manera casi perfecta. Progresó en su carrera hacia la postemporada con un rendimiento notable, bateando .348 con 19 jonrones y carreras impulsadas 54 entre agosto y septiembre, llevando a los Tigres al título de la División Central del joven circuito.

“En el inicio de la temporada estuvo haciendo cosas diferentes, pero en los últimos dos meses bateó lanzamientos que a la mayoría de los seres humanos afectan”, asegura McClendon.

¿Era del picheo?

No es casualidad una espera de 45 años en la Gran Carpa para ver de nuevo a un bateador triple coronado. John Lowe, escritor del Free Press y miembro del Salón de la Fama, explica que la constante evolución del picheo sería la causa principal.

“Cabrera está haciendo cosas que los grandes bateadores de la historia de este juego hacían sin tener enfrente la calidad de lanzadores que hay ahora, sobre todo porque existen pícheres especialistas para cada tipo de bateador o entrada. Esto es lo que más me asombra de este muchacho”.

Este año en la Liga Americana se lanzaron cuatro juegos sin hits ni carreras y colectivamente el circuito dejó una efectividad de 4.08, igualando la cifra más baja en las últimas 10 temporadas.

“Los bateadores de hoy tienen que enfrentarse a un flujo constante de lanzadores cuyos picheos se acercan a las 100 millas por hora. Ahora hay relevo medio, corto y cerradores. Eso no se veía en la época de Ted Williams, Mickey Mantle, Lou Gehrig, Ty Cobb, por nombrarte algunos. Por esto veo a Cabrera como un bateador especial, uno que no volveremos a ver a lo mejor en mucho tiempo, a no ser que pueda repetir lo que hizo este año”.

“Estoy claro en que cuento con un gran jugador, una verdadera estrella”, comenta, Dave Dombrowski, gerente general de los Tigres. “Nunca pensé que tendría en mi equipo a un ganador de la triple corona, o un futuro miembro del Salón de la Fama. Pero ahora, él (Cabrera) es quizás el bateador más temido en este juego”.

 

Wilmer Reina

Publicado en el Diario La Verdad, el 05 de octubre de 2012.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.389 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: