Motores venezolanos se entonan en Detroit

 

Miguel Cabrera, Omar Infante, Avisail García y Aníbal Sánchez expresan sus expectativas antes de defender en uniforme de los Tigres en la Serie Mundial

 

Uno de los grandes recuerdos que posee la afición de los Tigres de Detroit en postemporada se produjo el 14 de octubre de 2006, cuando Magglio Ordóñez conectó un jonrón en el Comerica Park para definir el pase del equipo a su última Serie Mundial.

Seis años después, curiosamente en el año del retiro de Ordóñez, cuatro de sus compatriotas están a las puertas de regalarles a los Tigres algo que les es esquivo desde 1984: un campeonato de las Grandes Ligas.

“Desde ese batazo de Magglio creo que el momento más extraordinario es ver a Miguel (Cabrera) ganar una triple corona de bateo, pero él está claro en que quiere darnos una Serie Mundial”, expresó a La Verdad durante el final de la temporada regular Dave Dombrowski, gerente general de los Tigres.

Cabrera, junto a sus compatriotas Avisaíl García, Omar Infante y Aníbal Sánchez, está a tan solo cuatro victorias de lograr el principal objetivo de cada divisa. “Es algo sensacional”, respondió Cabrera a La Verdad por medio del departamento de prensa de los Tigres. “Pienso que llegar a la Serie Mundial es por lo que uno trabaja todo el año. Siempre esa es la meta, tratar de correr con suerte y tratar de llegar hasta donde estamos nosotros”.

“Me siento orgulloso de todo el trabajo que hemos hecho en conjunto, esto no lo logró solo Miguel Cabrera”.

Tropa criolla

Más allá de conseguir un logro histórico esta campaña, Cabrera le da un valor extra al haber llegado a estas instancias junto a Aníbal, Avisaíl y Omar.

“¡Es buenísimo! Yo pienso que es un logro no solamente de nosotros, sino de toda Venezuela. Hay muchos peloteros venezolanos aquí y pienso que todos hicimos un buen trabajo para llevar el equipo a donde está”.

A sus 21 años, García se siente respaldado por la experiencia que le brindan sus compatriotas dentro del clubhouse felino. “Siempre estamos juntos y siempre estamos hablando de las cosas buenas y las cosas malas. Gracias a Dios los tengo a ellos como mis guías; me siento muy contento y agradecido con ellos por todos sus consejos”, aseguró quien fue bautizado como “Mini Miggy”.

El gran reto

El toletero de los Tigres, quien posee hasta ahora una cadena de 20 juegos embasándose en postemporada (récord para la franquicia), tiene claro que lo más complicado está por venir.

“Una Serie Mundial siempre es exigente, pero es una gran motivación”, añade Cabrera, quien suma hasta ahora 15 empujadas en playoff con el uniforme de los Tigres, la segunda marca más alta en la historia de la divisa. “Creo que donde estamos ahora muchos quisieran estar. Tenemos que salir a hacer nuestro juego, tratar de seguir con nuestro buen béisbol y no tratar de forzar las cosas”.

El antesalista no ocultó que disfruta más este título de Liga Americana cuando fue parte importante del éxito colectivo. “Todo el trabajo que hice durante la temporada está dando frutos ahora, pero hay que seguir trabajando fuerte y seguir cosechando triunfos”.

Con experiencia

La última vez que Detroit llegó al Clásico de Otoño también contó con cuatro venezolanos en el roster; en esa ocasión Ordóñez e Infante jugaron junto a Carlos Guillén y Wilfredo Ledezma.

Infante recuerda perfectamente ese equipo y aclara que en 2012 hay muchas diferencias. “Las dos series son especiales. Creo que para todos los peloteros es un orgullo llegar aquí. En 2006 estaba aquí igualito con los muchachos. (Ramón) Santiago es el que más recuerdo de ese año. Las dos son muy especiales, ya que no es muy fácil llegar a una Serie Mundial”.

¿Diferencias? “Hay una energía aquí, más que todo entre todos los latinos. Hay muchos latinos, dominicanos y venezolanos. De verdad que el poder que le inyectan Prince (Fielder) y Miguel al equipo es muy buena. Todos los compañeros aquí estamos muy contentos del gran equipo que tenemos. Estamos preparados para ganar”.

¿Novato quién?

En su año de estreno Avisaíl García se supo ganar la confianza del mánager Jim Leyland para asumir ciertas responsabilidades durante la postemporada, en las que el prospecto felino ha respondido con tres imparables claves en turnos como emergente.

“Siempre pienso en positivo y confiando mucho en Dios, trabajando duro todos los días para hacer las cosas bien y aprovechar esa confianza que el mánager me está dando, siempre enfocado en el juego”.

García también se apoya en Cabrera para asimilar el entorno en que se encuentra ahora. “Él me dice siempre que esté tranquilo y que no trate de hacer más de lo que yo hago, que disfrute el juego pase lo que pase y que trabaje duro todos los días”.

 

Wilmer Reina

Publicado en el Diario La Verdad, el 23 de octubre de 2012.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.389 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: